Virgen Desatanudos

La que desata los nudos



Novena a la Virgen Desatanudos, quinto día

En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.
Pésame Dios mío y me arrepiento de todo corazón de haberte ofendido.
Pésame por el infierno que merecí y por el cielo que perdí;
pero mucho mas me pesa porque pecando ofendí un Dios tan bueno y tan grande como vos;
antes querría haber muerto que haberle ofendido,
y propongo firmemente ayudado por tu divina gracia,
no pecar mas y evitar las ocasiones próximas de pecado. Amen

Oración inicial
Santísima Virgen Maria, ”la que desata los nudos”, te ofrezco esta novena pidiéndote por las siguientes intenciones: (se dicen y recuerdan los favores que se quieren alcanzar)

Lectura Bíblica del día
Su padre y su madre estaban admirados por lo que oían decir de Jesús. El anciano Simeón, después de bendecirlos, dijo a Maria , la madre: “”Este niño será causa de caída y elevación para muchos en Israel; será signo de contradicción, y a ti mismo una espada te atravesara el corazón.
(Lucas 2, 33-34)

Reflexión del día
Desde niño, Jesús cumplió con la misión encomendada por su Padre celestial, que fue la de transmitir su palabra. Sin embargo, no siempre fue entendido y aceptado dicho mensaje, lo cual derivo en su muerte. Pidámosle a Cristo, por intersección de Maria, que nos llene de valor para cambiar aquellas cosas que es posible cambiar y serenidad para soportar las que no podemos cambiar.

Breve meditación.

Oraciones de cierre de todos los días
Un Padre Nuestro
Diez Ave Maria
Un Gloria
y esta oración:

Santa María, llena de la presencia de Dios,
durante los días de tu vida
aceptaste con toda humildad
la voluntad del Padre,
y el Maligno nunca fue capaz
de enredarte con sus confusiones.
Ya junto a tu Hijo
intercediste por nuestras dificultades y,
con toda sencillez y paciencia,
nos diste ejemplo de cómo desenredar
la madeja de nuestras vidas.
Y al quedarte para siempre
como Madre Nuestra,
pones en orden y haces mas claros
los lazos que nos unen al Señor.
Santa María, Madre de Dios y Madre Nuestra,
Tú que con corazón materno
desatas los nudos que entorpecen nuestra vida,
te pedimos que nos recibas en tus manos
y que nos libres de las ataduras y confusiones
con que nos hostiga el que es nuestro enemigo.
Por tu gracia, por tu intercesión, con tu ejemplo,
líbranos de todo mal, Señora Nuestra
y desata los nudos, que impiden nos unamos a Dios,
para que libres de toda confusión y error,
los hallemos en todas las cosas,
tengamos en El puestos nuestros corazones
y podamos servirle siempre en nuestros hermanos.
Amén

Ir a Novena a la Virgen Desatanudos, sexto día.
Volver a Novena a la Virgen Desatanudos.

Si lo desea puede compartir en el siguiente enlace su pedido a la Virgen Desatanudos o en este otro agradecerle a la Virgen Desatanudos.


Email This Page Email This Page